No creeríamos que en una época ‘oscura’ como la que estamos viviendo, mucha gente podría decir que está en un buen momento.

O, incluso en su mejor momento; pero sin duda, por encima de los estímulos externos, estamos seguros que a ti te puede estar ocurriendo.

Porque mientras algunos van a buscar excusas y echar la culpa a cualquier mala noticia nueva que aparece en el telediario, otros van a estar oyendo ese telediario de fondo mientras pedalean en el rodillo.

Porque la suerte de cada uno se puede crear, o al menos parte de ella. Y es aquí donde vamos a enfocar esta opinión.

momento
Foto de Jeremy Bishop en Pexels

¿Es mi momento?

Los signos de interrogación en el título de arriba son a modo de crítica.

Si te lo estás preguntando es que seguramente la respuesta sea no, así que el consejo te damos es: deja de preguntártelo y salta.

Es tu momento, pero, ¿para qué? ¿Cuáles son las razones que te llevan a plantear cambiar tu estilo de vida o buscar objetivos?

Encontrar una dinámica de ejercicio, salir de tu mala alimentación, relajarte y descansar de tu día a día, soltar el estrés, bajar el sobrepeso, etc.

Tanto si tu perfil encaja con alguno de los mencionados, como si no, aquí van unos consejos que no vas a querer dejar de leer:

Conoce la composición de tu cuerpo
  • Aunque el IMC y el peso son indicadores fiables de tu posible exceso de peso o tu negativa forma física, estos no raspan sino la superficie de lo que verdaderamente esconde tu piel.
  • Trata de hacer una medición real, en farmacias, centros especializados o comprándote tu propia báscula inteligente.

Así conocerás también cuales son tus índices de grasa y músculo, y podrás plantear las necesidades de entrenamiento, alimentación y descanso.

Realiza una transición alimentaria
  • Adapta una nueva dieta, un nuevo estilo de vida.
  • No prohíbas, trata de regular reeducando a tu aparato digestivo y a tu cerebro.
  • Aprende a fallar y ve poco a poco.
  • Siéntete libre de tener una comida o un día de “error” o “cheating day”, pero no tires por la borda el resto de la semana con este.
Conoce tu estado físico y tus limitaciones
  • No empieces a hacer ejercicio muy fuerte de la nada, porque esto va a suponer una pérdida estrepitosa de interés, por lesión, agujetas, dolores…
  • Focaliza los objetivos a largo plazo y comienza acorde a tus capacidades actuales y a tu tiempo.
  • No te obsesiones con querer hacer de todo en todo momento. Ponte en manos de profesionales.
Descanso
  • Es probablemente el ejercicio más importante y necesario del entrenamiento, ya que lo tendrás que realizar, sí o sí, todos los días.
  • Trata de dormir entre 7 y 8 horas diarias. Descansa entre sesiones. No entrenes 3 días seguidos si luego vas a necesitar otros 3 días para recuperar. Aprende a escuchar a tu cuerpo.

Y, sobre todo, disfruta del proceso y del camino hacia el objetivo.

Si lo consigues habiendo seguido un plan y habiendo disfrutado cada paso, al final del objetivo te marcarás uno nuevo, y entrarás en la senda.

Recuerda, todos hemos comenzado de esta misma manera. ¡Tu momento es ahora!

Saludos #VeganosTriatletas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *