El auge del veganismo está trayendo consigo muchos detractores, muchos artículos injustificados y muchas mentiras por parte del lobby cárnico.

Desde @veganostriatletas compartimos la importancia, para la salud del planeta y la de nuestros seguidores, de adoptar este compromiso.

En las últimas semanas se está haciendo eco un tema peliagudo, del que vamos a comentar estos días.

El Parlamento Europeo ha decidido sacar una enmienda para votar el cambio de nombre de los productos aptos para veganos.

Productos que “tratan de imitar” homólogos cárnicos y utilizan los nombres de estos últimos.

Parlamento europeo votando propuesta lobby cárnico

La estupidez hecha política

Valga la redundancia en el título anterior, es deprimente, incluso desconsiderado que con todo lo que está ocurriendo en el mundo (y, por consiguiente, Europa) a una entidad de tal calibre le venga en gana cuestionar si las hamburguesas y las salchichas veganas tienen o no que llamarse así.

Discutiríamos también si el “matrimonio homosexual” tiene que llamarse así, pero es innecesario asumir que ambas cuestiones procederán del mismo grupo de seres.

Dicho esto, la industria láctea y el lobby cárnico afirman que utilizar tales nomenclaturas puede inducir a errar a los consumidores.

Los consumidores claramente no saben distinguir entre marcas, envases y demás elementos gráficos utilizados en los paquetes.

Esta industria muestra de nuevo la capacidad que tiene de incidir en gobiernos y organismos oficiales, y la problemática que reside en este hecho.

Sea cual sea el resultado de la votación, los veganos seguiremos sin depender de etiquetas para disfrutar de un estilo de vida sin muertes.

Saludos #VeganosTriatletas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *