Supongo que no soy el único que puede contar que dar un paso tan trascendental en la vida, ser vegano, no es simple o fácil.

Como todo escéptico, yo también me creía muchas de las noticias con las que intentan desprestigiar un movimiento ético (no un estilo de vida).

De hecho, y lo más grave de la situación, es que más allá de pensar mal sobre ello, yo mismo no le daba vueltas.

Esto fue así hasta que llegó a mis manos el libro que puedo identificar como el detonante (de la mano de mi detonante personificado particular).

Eating Animals (Comer animales, en castellano) es una perspectiva cruel de la normalización.

Una persona educada en los ritos normales de convivencia en EEUU, que comienza a investigar por qué su país favorece al maltrato animal.

Algo que muchos de los veganos que me estén leyendo sabrán es que los grandes dominadores del mercantilismo esconden o maquillan muchos detalles de los problemas que se generan del estilo de vida que domina el mundo.

cerdos bebés

¿Cómo es posible que sea vegano, haga más de 12 horas de deporte semanal y tenga buena salud?

Esa es una buena pregunta, y es inquietante cómo responderla una y otra y otra vez, casi cada día, nos hace portadores de una paciencia sin límites.

Hay estudios médicos que lo avalan, también multitud de documentales que lo muestran pública y abiertamente.

Hay deportistas de élite que consiguen logros importantes después de llevar solo una dieta o un estilo de vida vegano.

Y, sin embargo, cada día tienes que enfrentar a personas que no comparten tu idea y que tienen algún tipo de trastorno alimenticio por mala nutrición.

Nuestra idea es poder transmitirlo desde el conocimiento y la lucha diaria, porque juntos somos muchos y cada día más.

Saludos #VeganosTriatletas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *